2.5.09

No hay hechos, sino sólo interpretaciones

Se delira a través de J.P. Feinmann:

“La verdad es aquello que la voluntad de poder conquista. Tenemos que hablar sobre el tema de la verdad y de la verdad como conquista de la voluntad de poder, porque hay una frase excepcional de Nietzsche que dice: “no hay hechos, hay interpretaciones”; ésta es una frase descomunal. Si no hay hechos y solo hay interpretaciones, ¿dónde está la verdad? En esto Michel Foucault lo va a seguir muy bien porque Foucault es un gran discípulo de Nietzsche. La verdad es una conquista de la voluntad de poder. Hay cientos de verdades, cientos de verdades. Usted agarre los cinco o seis diarios que salen a la mañana en Buenos Aires, escuche las radios… haga, haga esa experiencia, y va a ver que hay unas veinte interpretaciones de cada hecho. Una interpretación no es la verdad; hay un hecho pero después hay veinte interpretaciones. ¿Cuál es la verdad? La verdad es la que la voluntad de poder logra imponer. O sea que hay una relación entre verdad y poder, la verdad es una creación del poder. La verdad es hija del poder.” Y sigue la sarasa…
(José Pablo Feinmann, minuto 4:52, Programa de televisión: Filosofía aquí y ahora, Canal “Encuentro”)(
acá)

Se dice a través de Nietzsche:

Contra el positivismo, que se detiene en los fenómenos: “sólo hay hechos” -yo diría: no, precisamente no hay hechos, sino sólo interpretaciones. No podemos constatar ningún hecho “en sí”; tal vez sea un absurdo querer algo por el estilo. “Todo es subjetivo” decís; pero ésta ya es una interpretación, el “sujeto” no es nada dado, es sólo algo añadido por la imaginación, algo añadido después. ¿Es en fin, necesario poner todavía al intérprete detrás de la interpretación? Ya esto es invención, hipótesis.
(Friedrich Nietzsche, Fragmentos Póstumos, Lenguaje y Conocimiento, aforismo 7 [60])

Se dice a través de Arákhne:

¿Se olvidó Feinmann –o la “voluntad de raiting”- de leer el resto del aforismo? Leerlo es un peligro: el peligro de que se desate el nudo de disparates. Su disección es selectiva; la frase final despedaza completamente el zafarrancho de asociaciones infundadas. ¿Quieren un ejemplo? Ahí lo tienen, no necesitan leer ningún periódico: el “intérprete” es interpretación. Esto es Ontología pura.
¿La voluntad de poder? Una palabra desarma al filósofo argentino: Verbo. Poder no es un sustantivo. Lo demás ya lo dijo Nietzsche, ¿para qué plagiarlo?
¿Verdad? Ése es un tema aparte, no hagamos concesiones a la mezcolanza.
Interrupción. "Ciertos hombres nacen póstumos..." (El Anticristo)

14 comentarios:

  1. Un interesante diálogo a tres bandas.
    Nietzsche no buscaba trascendencias "externas". Por eso en temas como el problema del mal prefirió adoptar una postura estoica.


    saludos

    ResponderEliminar
  2. Sí, jaja. No pudo separar (o no quiso) «voluntad de poder» y el «poder». Pero, al margen de tamaño error, no me es ajena la idea de que el «poder» determina lo que la mayoría considera como «hecho» y, en última instancia, como «verdad».
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. julianmoreno03.blogspot.com17/2/10 18:17

    Nunca me gustó como daba Feinmann a Nietzsche :O Gracias por poner el aforismo entero ^^

    ResponderEliminar
  4. DE TODOS MODOS LO QUE PROPONE FEINMANN, NO DEJA DE SER UNA PAREMIA INTERESANTE.

    ResponderEliminar
  5. Arákhne, respetuosamente, se equivoca. "Poder" es sustantivo. En el diccionario de la RAE al menos figura:

    "m. Dominio, imperio, facultad y jurisdicción que alguien tiene para mandar o ejecutar algo"

    "m." 'significa nombre sustantivo másculino'

    En fin, como escribió el prof. Hernán Rodriguez: "la jactancia sofista del ignorante que pretende ser sabio"

    Saludos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alessandro Colli4/4/13 12:55

      el diccionario de la Real Academia Española como cita de autoridad?? y en filosofía??

      Argumentar no es hacer filosofía. La definición de filosofía no está en el diccionario.

      Dicen filosofía, nombran a Nietzsche, intentan atacar un concepto con el diccionario y dar lecciones de moral.

      La filosofía es el campo de batalla en el que las armas son los conceptos.

      Poder es un verbo en infinitivo. ese es el concepto y se sustenta en la obra de Nietzsche, que continúa en Foucault, entre otros.

      Poner a la filosofía en general dentro de las reglas de asignación de palabras y cosas (relaciones inestables y constantemente fluctuantes de saber-poder) de un diccionario, es atarla al devenir, mutilarla, encadenarla, destruirla. es digno de un periodista, un utilitario, un ser heterónomo, un esclavo. se corresponde con la más acartonada de las discusiones académicas. reúne todo lo gris y degradante de la ciencia triste (policiaca) de la humanidad. aquella que nietzsche enfrenta.

      Que el periodista José Pablo Feinmann les siga diciendo qué es la filosofía, encastre conceptos con fines espurios y coyunturales, seguro les sirva para alguna campaña política o para ser más snobs.
      total, hoy como siempre, los que leen son muy pocos.

      Eliminar
    2. Alessandro Colli4/4/13 13:08

      “No son las cosas las que penetran en la conciencia, sino la manera en que nosotros
      estamos ante ellas, el πιθανόν [poder de persuación]. Nunca se capta la esencia plena
      de las cosas. Nuestras expresiones verbales nunca esperan a que nuestra percepción y
      nuestra experiencia nos hayan procurado un conocimiento exhaustivo y de cualquier
      modo respetable, sobre la cosa.” Friedrich Nietzsche. Escritos sobre retórica. Ed. Trotta, Madrid, 2000, p. 93

      Eliminar
  6. En alemán la palabra es "macht", o sea, el sustantivo "poder".

    ResponderEliminar
  7. Título completo en alemán: "Von Wille und Macht". Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Otra versión en alemán (creo que es la que más se ajusta a la conocida en castellano): "Der Wille zur Macht". Es esto o leer a Marcos Aguinis. Ciao bambini!

    ResponderEliminar
  9. Esa máxima que se le atribuye a Nietzsche no corresponde con el espíritu de su filosofía. A mi modo de ver, es una tergiversación de otra frase que está en „Más allá del bien y del mal“: No existen hechos morales, sino sólo una interpretación moral de los fenómenos. Recordemos que él era un antimoralista, es decir, cuestionaba que la realidad pueda ser fundamentada desde la moral.

    Dicho esto, yo no confiaría mucho en lo que encuentres en la obra póstuma del filósofo alemán. El material que nos llega de ella fue manipulado por su hermana con fines oportunistas y propagandísticos.

    ResponderEliminar
  10. Bueno, veo mucho entendido, yo simplemente como mero aficionado (¿sofista que pretende ser sabio? tal vez) quisiera comentar, así me ofrezco de carnaza para tanta fiera,que la interpretación de Feinman me parece válida, sea o no correcta desde un punto de vista más ortodoxo, posiblemente más cerril, endogámico (síndrome de las vacas locas, que están así de comer su propia mierda), sin distanciamiento alguno. Acaso se hayan olvidado para qué sirve la filosofía.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, por la cita. la busque durante mucho tiempo

    ResponderEliminar